27/05/2020
Home / Nuestra mirada  / Columna María Teresita Domínguez – El regalo de ser mamá

Columna María Teresita Domínguez – El regalo de ser mamá

Al nacer los hijos, son como una caja de sorpresas, que nunca terminamos de conocer del todo, poco a poco a medida que van creciendo, nos van mostrando quiénes son, sus sueños, talentos e intereses. El

Al nacer los hijos, son como una caja de sorpresas, que nunca terminamos de conocer del todo, poco a poco a medida que van creciendo, nos van mostrando quiénes son, sus sueños, talentos e intereses.
El gran desafío es “dejarlos ser”, dejar que se equivoquen, que exploren, que sueñen y crezcan. Dejarlos, pero estar ahí, siempre cerca y atentas por si necesitan ayuda.
Ser mamá es mucho más que tener un hijo.
Es desbordarse de amor por alguien a quien llegas a querer más que a ti mismo.
Es sentir que unos pequeños ojos te miran y confían en Tí, como si pudieses solucionar absolutamente todo.
Es poder pasar horas contemplándolos y agradeciendo el milagro de la vida.
Es sentir una espada atravesarte cuando los ves sufrir.
Es poder interpretar sus miradas y sin necesidad de escucharlos saber lo que sienten o les preocupa.
Es dar gracias a Dios cada día, por cada uno de los hijos que te confío y pedirle que no te suelte la mano y acompañe en esta preciosa y a la vez difícil misión.
Pedirle que te de el don del consejo, sabiduría y paciencia en cada momento.
Que te ayude a no rendirte y que cada vez que se cierre una puerta te ayude a buscar una ventana.
Pedirle también, que alargue las horas del día para que nunca se haga tan corto como para no alcanzar a mostrarle a tus hijos cuanto los quieres.
Esta maravillosa tarea, pero difícil a la vez, no podemos hacerla sólas, necesitamos de la mano de Dios que vaya guiándonos cada día.
Tal como lo hizo con María, ella no sabía todas las respuestas y muchas veces Jesús la desconcertó, pero escuchando a Dios, logró descubrir cuál era su rol.

Ser mamá es colaborar con Dios esparciendo su amor por cada rincón.