22/09/2020
Home / Actualidad  / Sofía Brahm, vocera de Voces Católicas: “Como católicos podemos aportar para crear un espacio de diálogo profundo”

Sofía Brahm, vocera de Voces Católicas: “Como católicos podemos aportar para crear un espacio de diálogo profundo”

Sofía Brahm es vocera de Voces Católicas y también es la coordinadora general de Nuestra Mesa Chile, una iniciativa de la Fundación Voces Católicas y la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la Pontificia

Sofía Brahm es vocera de Voces Católicas y también es la coordinadora general de Nuestra Mesa Chile, una iniciativa de la Fundación Voces Católicas y la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que busca establecer los principales desafíos que existen en la sociedad chilena, enfocados en la construcción de un Chile más humano y fraterno. En esta entrevista nos cuenta del trabajo, la experiencia y la esperanza que le genera este proyecto. 

¿Cómo surge esta iniciativa de Nuestra Mesa?

La iniciativa surge de la necesidad que se constató en el país de crear instancias de diálogo, luego de los acontecimientos de octubre del año pasado. Teniendo en cuenta las circunstancias de crisis social, política y ahora también sanitaria, consideramos que la fe podría servir de anclaje para generar diálogo entre diferentes personas que no necesariamente comparten las mismas ideas políticas, pero que sí comparten la fe, que consideramos que es muy potente. Entonces creímos que como católicos podíamos hacer un aporte en ese sentido. En dar este granito de arena para crear un espacio de diálogo profundo, de diálogo detenido, no apasionado, sino realista y con un interés común que es el bien de nuestro país.  

¿Cómo se definieron estas nueve mesas y cuál es el sentido de que cada una de ellas tenga un verbo asociado a la temática?   

Las temáticas fueron transformándose a medida que construíamos el proyecto. En un inicio se pensaron temáticas que tenían más que ver con temas directamente relacionados con la Constitución. Sin embargo reflexionamos no sólo sobre temas institucionales, de institucionalidad política, sino de temas que consideramos que podrían tener ciertas heridas en nuestro país o en los que se pudiera aportar como la integración social y el medioambiente. El verbo lo que hace es dirigir la conversación, por ejemplo en la integración social es la convivencia, en medioambiente es el habitar común. Entonces pensamos en un verbo porque queríamos que nuestro aporte fuera un aporte propositivo, desde la esperanza cristiana y no sólo un diagnóstico que puede caer un poco en el dramatismo de la situación, sino que siempre mirando un objetivo que es ese verbo. 

¿Cómo se eligió a los integrantes de las mesas?

Cuando pensamos en los temas, pensamos en algunos subtemas en los que se podrían desglosar las conversaciones. Y en ese sentido una vez que tuvimos estos subtemas que eran de interés, que eran relevantes, que podían ser un aporte contingente a nuestra sociedad, pensamos en personas. Siempre teniendo en cuenta la diversidad, no sólo de ideas, sino también que abordaran el tema propuesto desde distintas ópticas. Así por ejemplo en la mesa de salud se pensó en alguna persona que se dedicara a cuidados paliativos, otra persona que se dedicara a temas de salud mental, de cuidado de la vida y así buscamos dar diversidad en cuanto al universo de ámbitos a los que se dedican las personas, de miradas profesionales también. En las mesas que son de más institucionalidad política dar diversidad de sectores. Siempre teniendo a la vista que no pretendemos representar a toda la sociedad, eso hubiese sido un proyecto bastante ambicioso. Pero sí quisimos aportar con diversidad y mostrar que el diálogo era posible, precisamente gracias a esa diversidad. Lo enriquece en vez de polarizarlo.    

¿Cuál es la dinámica de trabajo de cada mesa? 

Cada mesa ha estado trabajando bastante autónomamente. Nosotros lo que hicimos fue proponer el tema central y ciertas preguntas que enfocaran la conversación para ayudar al diálogo. La mayoría de las mesas tomaron estas preguntas y dividieron sus encuentros para contestarlas con algunos de los integrantes de la mesa que expusiera un poco del tema y luego se diera la discusión. Hubo algunas mesas que modificaron la propuesta inicial, ellos son los que se dedican al tema, buscaron los puntos más críticos en el tema global propuesto y así han tenido sus encuentros.  

¿Cuál es el objetivo final del trabajo de las mesas?

El objetivo principal del trabajo de las mesas es aportar con una propuesta cristiana basada en la esperanza. Aportar con un diagnóstico bien hecho de la realidad y con desafíos que son oportunidades de diálogo, de bien común. Ese es el objetivo principal, hacer este aporte como católicos. Sin embargo, creo que se han ido dando ciertas consecuencias secundarias, no siempre pensadas en un inicio, que hoy sí son objetivos del proyecto, que es por ejemplo unir a ciertas personas que no siempre se encuentran a dialogar como cristianos. Esto lo han agradecido muchísimo, ha sido un espacio de diálogo que contrasta muchas veces con la forma de tratar los temas en el escenario público. Acá se ha valorado mucho ese encuentro de diálogo y ese encuentro entre la fe y el ámbito más profesional, que todos quienes han participado nos han mencionado que ha sido muy valioso. No siempre se dan los espacios para conectar el quehacer profesional con el ámbito de la fe. Eso nos alegra y te diría que es un objetivo del proyecto, que no estuvo pensado en el inicio pero que hoy es uno de los principales aportes que este proyecto está haciendo. 

¿Cómo pueden participar las personas que no son parte de las mesas?

En nuestra página web existe un espacio para comentar. Pero la participación que se busca en este proyecto es que sea un insumo para las comunidades para generar diálogos en un contexto en el que estamos pensando nuestro país. Es una oportunidad propicia para hacerlo y por eso queremos dar el insumo que dé pie a futuros diálogos y que esos diálogos se tengan. No necesariamente participando en este proyecto, sino con iniciativas locales de comunidades parroquiales, comunidades cristianas o todo aquel que le interese pensar desde el mensaje de la Iglesia, desde el mensaje de Cristo ciertos aspectos críticos de la sociedad.

Comparte