16/07/2024
Home / Noticias  / IGLESIA EN CHILE  / “Seamos parte activa en el auxilio de nuestra sociedad chilena herida”

“Seamos parte activa en el auxilio de nuestra sociedad chilena herida”

Nota por: iglesiadesantiago.cl “Recibir el palio, queridos hermanos obispos, me une más a ustedes. No para enseñarles sino para que yo aprenda de ustedes, de su sabiduría y de su ministerio” dijo monseñor Aós en su

Nota por: iglesiadesantiago.cl

“Recibir el palio, queridos hermanos obispos, me une más a ustedes. No para enseñarles sino para que yo aprenda de ustedes, de su sabiduría y de su ministerio” dijo monseñor Aós en su homilía. “Hoy junto a la Virgen Inmaculada -prosiguió- Dios nos habla a nosotros los pastores, pero también a cada uno de ustedes, hermanas y hermanos: imitando al buen samaritano todos tenemos responsabilidad sobre el herido, que es el pueblo mismo y todos los pueblos de la tierra”, manifestó el arzobispo. 

Hizo un llamado a que “Seamos parte activa en la rehabilitación y el auxilio de nuestra sociedad chilena herida. Los líderes religiosos estamos llamados a ser auténticos dialogantes, a trabajar en la construcción de la paz. Es verdad que no debemos hacer política partidaria, propia de los laicos, pero ni siquiera nosotros podemos renunciar a la dimensión política de la existencia que implica una constante atención al bien común y la preocupación por el desarrollo humano integral”. 

El arzobispo también animó el diálogo con el Pueblo de Dios y hacer opciones de servicio: “El servicio es en gran parte cuidar de la fragilidad. Servir significa cuidar a los frágiles de nuestras familias, de nuestra sociedad, de nuestro pueblo. Es pensar y actuar en términos de comunidad, de prioridad de la vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos”. 

Juramento de fidelidad 

En la ceremonia, monseñor Celestino Aós, hizo su profesión de fe y el juramento de fidelidad a la Iglesia. Momento en que declaró –ante el nuncio y la comunidad de fieles- que cree con fe firme y profesa todas y cada una de las verdades que están contenidas en el Símbolo de la Fe. Y juró ser siempre fiel a la Iglesia Católica y al Romano Pontífice. 

En su juramento, además expresó: “Reconoceré y proveeré a la dignidad propia de los laicos y a la misión de los mismos en la Iglesia. Con peculiar solicitud favoreceré la genuina obra misionera de la evangelización de los pueblos”.

A la eucaristía llegaron 200 consagrados y laicos, cantidad permitida en la comuna de Providencia que está en la etapa cuatro del Plan paso a paso del Gobierno. En tanto, la versión online fue seguida por 700 personas que se conectaron desde sus hogares para acompañar al arzobispo con el espíritu. 

El mensaje del Papa 

El Nuncio Apostólico expresó su alegría al cumplir con esta misión que le encomendó el Papa Francisco y explicó lo que significa este signo que se le impone a los arzobispos. “El palio es símbolo de unidad y señal de comunión con la sede apostólica. Se había retrasado esta celebración debido a las restricciones sanitarias, pero mientras tanto ha llegado otra señal preciosa de comunión con el sucesor de San Pedro, cuando el 25 de octubre pasado el Papa Francisco ha anunciado un Consistorio para la creación de nuevos cardenales, entre los que se encuentra nuestro querido hermano, monseñor Celestino Aós Braco. Parecía oportuno que la imposición del palio se celebrase antes de que fuera creado cardenal”. 

Junto al palio, contó el nuncio, el Papa Francisco, “confiaba a los arzobispos una llamada a la oración, a la fe y al testimonio, invitaba a los arzobispos a ser hombres de oración, maestros de oración que enseñen al pueblo que les ha sido confiado por el Señor que la liberación de toda cautividad es solamente obra de Dios y fruto de la oración. Y terminaba con esta invitación: ‘Enseñad a rezar, rezando. Anunciad la fe, creyendo. Dad testimonio con la vida’”.

Saludos

Andrés Ramírez, Mensajero de la parroquia El Buen Pastor, Zona Oriente. “Creo que es un reconocimiento a él como pastor y al trabajo muchas veces silente de la iglesia de Santiago en estos últimos años. Mi impresión, tras conocerle, es que es un hombre de pocas palabras, más eso hace que cuando habla, lo que dice denota sabiduría, templanza y tranquilidad, que son virtudes que necesita mucho nuestra sociedad actual y especialmente la Iglesia”.

Carolina Rubio, coordinadora del grupo juvenil, trabaja en la confirmación de jóvenes y en la preparación de niños a la primera comunión de la parroquia Santísimo Sacramento, Zona Centro. “Este nuevo ordenamiento tiene una gran importancia ya que nuestro arzobispo podrá guiar y aconsejar al Santo Padre en concordancia con las diferentes realidades que tenemos en nuestro país, pudiendo ser voz de todos los que de uno u otro modo formamos la iglesia tanto de Santiago como de Chile”.

Enrique Bustamante, Mensajero de la parroquia San Francisco de los Pajaritos, Zona Oeste. “Esta creación, reafirma a nuestro arzobispado como Sede Cardenalicia. Estamos felices con tener a un octavo cardenal en la historia de nuestro país. Lo que hizo el Papa es un notorio respaldo para nuestra nación que es en su mayoría católica. Hoy le digo a monseñor Celestino Aós: estimado Cardenal, siempre contará con nuestro apoyo”.

Laura Garrido, mensajera de la parroquia Santo Domingo de Guzmán, Zona Oriente. “Que Mons. Celestino Aós sea nombrado Cardenal es algo muy lindo e importante para la Iglesia chilena, es un título honorífico que él recibe, pero es también una bendición y un regalo que se nos entrega al pueblo chileno.”

Liliana Munizaga, secretaria parroquial en La Transfiguración del Señor, Zona Cordillera. “La noticia la recibí con tremenda alegría, porque nos da estabilidad. Y esto de volver a nombrar un cardenal, da como una sensación de que estamos volviendo a creer, a tener confianza, a tener fe. Monseñor Celestino ha demostrado llevar la Iglesia, ha demostrado un cariño muy especial hacia Chile. Y si el Papa lo ha nombrado es de su entera confianza, y al país le va a hacer muy bien”.

Alejandro Morales, Mensajero parroquia San Esteban, Zona del Maipo. “Tomamos este gesto como un signo de los tiempos y un llamado a profundizar, como sociedad chilena, el mensaje de vivir “todos como hermanos”, transformando nuestra cultura, familias y compromiso cristiano. Es tiempo de mirarnos como una sola Iglesia, bajo la guía y enseñanza de nuestros pastores. Que ellos puedan ser movidos por el Espíritu Santo, promotores de unidad, fraternidad y compromiso por la defensa de la dignidad humana y el bien de todos los chilenos y chilenas”.

Isabel Zagal, Mensajera parroquia San Alberto de Sicilia, Zona Norte. “Espero que sea fiel reflejo del pensar de todo el Pueblo de Dios chileno. Que sea la voz de los sin voz y que su opción sea siempre por los últimos al modo de Jesús. Que pueda transmitir nuestros anhelos de justicia pues sin justicia no habrá paz. Estoy segura que la Iglesia chilena, representada por nuestro cardenal, será capaz de superar momentos difíciles de nuestra historia teniendo como centro y guía a Jesús”.

Jesús Reyes, Mensajero parroquia Inmaculada Concepción, Zona Norte. “Tengo la confianza que el Santo Espíritu de Dios es quien animará y fortalecerá el trabajo pastoral que monseñor Celestino tiene por delante para llevar a nuestra Iglesia a vivir verdaderamente el amor al prójimo, evitando repetir los tiempos donde la caridad y misericordia se dejaron de lado para dañar a otros. Que San Francisco de Asís siga acompañando a su hijo Celestino y que pueda ser fuente de paz y bien en nuestra iglesia local”.

Marlene Blanco, Mensajera parroquia Santa Bernardita, Zona Cordillera. “Me parece una bendición de Dios que en la Iglesia chilena tengamos un cardenal, que además es nuestro arzobispo. Él nos ha conducido de una manera muy sobria y digna. Espero mucha fidelidad de parte del pueblo católico”.

Rosangela Guajardo, Mensajera parroquia San Columbano, Zona Sur. «Como matrimonio de laicos comprometidos al servicio de la Iglesia del Señor en diversas pastorales, valoramos la creación de monseñor Celestino como cardenal de la Iglesia. Creemos que es una distinción coherente con las líneas pastorales que ha comenzado a impulsar en la Arquidiócesis de Santiago y tenemos la esperanza que también le fortalezca en hacer presente la voz del Pueblo de Dios que hoy clama por justicia, verdad y fraternidad en lo social y eclesial».

Comparte