22/05/2024
Home / Actualidad  / El Papa pidió que oremos por Benedicto XVI que está muy enfermo

El Papa pidió que oremos por Benedicto XVI que está muy enfermo

“Quisiera pedirles a todos una oración especial, por el Papa emérito Benedicto, que en silencio está sosteniendo a la Iglesia. Recordarlo – está muy enfermo – pidiendo al Señor que lo consuele, y lo sostenga

“Quisiera pedirles a todos una oración especial, por el Papa emérito Benedicto, que en silencio está sosteniendo a la Iglesia. Recordarlo – está muy enfermo – pidiendo al Señor que lo consuele, y lo sostenga en este testimonio de amor a la Iglesia, hasta el final”, esta fue la petición del Papa Francisco al final de la audiencia general de este miércoles, 28 de diciembre, al dirigirse en sus saludos a los peregrinos de lengua italiana, congregados en el Aula Pablo VI del Vaticano. Palabras, las del Papa Francisco, que dejan entrever el delicado estado de salud de su predecesor.

Una vida dedicada a la oración, la música, el estudio y la lectura
Recordamos que, el pasado 16 de abril, Joseph Ratzinger cumplió 95 años y algunos meses después de su dimisión en febrero de 2013, se trasladó al monasterio Mater Ecclesiae, en los Jardines Vaticanos, donde vive actualmente. En todo este periodo es asistido por las consagradas de la Asociación Memores Domini y su secretario personal, monseñor Georg Gänswein, que a lo largo de los años siempre ha hablado de una vida dedicada a la oración, la música, el estudio y la lectura.

Cercanía y cortesía con Benedicto XVI
En numerosas ocasiones, el Papa Francisco ha hablado del vínculo con su predecesor, al que llamó «padre» y «hermano» en el Ángelus del 29 de junio de 2021, con ocasión del 70 aniversario de ordenación sacerdotal de Ratzinger. Asimismo, desde el inicio de su pontificado, el Papa Francisco ha iniciado la «tradición» de encontrarse con el Papa emérito, empezando por la primera visita histórica del Papa recién elegido, que llegó en helicóptero a la residencia de Castel Gandolfo, donde Benedicto permaneció unas semanas antes de trasladarse al monasterio Mater Ecclasiae en el Vaticano. En vísperas de las vacaciones de Navidad o Pascua, o con ocasión de los consistorios con los nuevos cardenales, el Papa Francisco nunca ha querido perderse el gesto de cercanía y cortesía de acudir al monasterio vaticano para saludarlo y expresarle sus mejores deseos.

Después de la Audiencia, Francisco se dirigió al Mater Ecclesiae a visitar a Benedicto XVI
Lo declaró el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, respondiendo a las preguntas de los periodistas después de la Audiencia General en la que el Papa Francisco pidió una oración especial por el Papa Emérito Benedicto XVI que está muy enfermo.

«Respecto al estado de salud del Papa emérito, por quien el Papa Francisco pidió oraciones al final de la audiencia general de esta mañana, puedo confirmar que en las últimas horas se ha producido un agravamiento debido a la edad avanzada. De momento, la situación sigue bajo control, vigilada constantemente por los médicos”. Es la declaración del Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, al responder a las preguntas de los periodistas después de que el Papa pidiese una oración especial por el Papa Emérito Benedicto XVI al término de la Audiencia General.

“Al término de la audiencia general, – dijo Bruni – el Papa Francisco se dirigió al monasterio Mater Ecclesiae para visitar a Benedicto XVI. Nos unimos a él en la oración por el Papa emérito».

Fue durante sus saludos a los fieles presentes de lengua italiana que el Santo Padre Francisco dejando de lado los papeles dejó entrever el delicado estado de salud de su predecesor, pidiendo una «oración especial por el Papa emérito Benedicto, que en silencio está sosteniendo a la Iglesia”.

“Recordarlo, – está muy enfermo – pidiendo al Señor que lo consuele, y lo sostenga en este testimonio de amor a la Iglesia, hasta el final”, fue la petición del Pontífice, antes de dirigirse a visitar a su predecesor al Monasterio donde vive, después de su dimisión en febrero de 2013, asistido por las consagradas de la Asociación Memores Domini y su secretario personal, monseñor Georg Gänswein.

Fuente:Vatican News

Comparte