26/10/2020
Home / Actualidad  / Columna Pablo Vidal – Día del Medioambiente, un cumpleaños no tan feliz

Columna Pablo Vidal – Día del Medioambiente, un cumpleaños no tan feliz

Este 5 de Junio celebramos, como todos los años desde 1977, el día del medioambiente. Una celebración impulsada por las Naciones Unidas (ONU) para sensibilizar a la población en relación a temas ambientales,  y que en los

Este 5 de Junio celebramos, como todos los años desde 1977, el día del medioambiente. Una celebración impulsada por las Naciones Unidas (ONU) para sensibilizar a la población en relación a temas ambientales,  y que en los últimos años ha acentuado la urgencia de motivar a la sociedad en general a incorporar cambios radicales en nuestros estilos de vida y salvaguardar el ambiente en el que vivimos.

Sin duda es un aniversario – o mejor dicho cumpleaños- que coincide con un momento muy delicado en relación con la pandemia que azota a nuestros países y  que ya cobró cientos de miles de víctimas a nivel mundial.

Pero ¿qué tan preparada está nuestra Casa Común para esta nueva celebración? La verdad es que nos encuentra con varios temas pendientes aún.

La grave sequía que enfrentamos desde fines del año pasado sigue afectando a gran parte de la población de la zona central del país, acentuado graves falencias sanitarias y evidenciado que son muchas las personas que siguen sin contar con agua ni siquiera para lavarse las manos.

Esta escasez hídrica, por consecuencia, ha producido mayor demanda sobre las  aguas subterráneas, hipotecando, a una tasa de interés altísima, el futuro productivo de dichas zonas, y provocando un impacto a la pequeña agricultura y a la disponibilidad futura de alimentos, que muchos ya comienzan a percibir.

En relación con las emisiones de carbono, la imagen es un poco diferente. Miles de personas en todo el mundo publicaron fotografías de ciudades con cielos despejados y las unidades de monitoreo mostraban un lado “positivo” del confinamiento evidenciando las bajas sostenidas de gases contaminantes. Pero la alegría duró poco, el mundo científico rápidamente salió a advertir que este descenso dista de ser el necesario para evitar el aumento de temperatura  tan temido, y aún no son suficientes para asegurar los 1,5° que fue la meta que se estableció en la última COP (25) para evitar situaciones extremas en gran parte de la población.

Y por si fuera poco, la nueva normalidad ha traído consigo de vuelta un intensivo uso de plásticos y material de una sola vida, para la elaboración de mascarillas, pantallas protectoras y todo tipo de artículos que nos protejan del virus. Que sumado a la pausa necesaria que ha debido asumir la industria del reciclaje, han dado un golpe bajo al esfuerzo gigantesco del último tiempo por promover una economía y procesos más circulares, así como productos cada vez más reutilizables.

Lamentablemente, este año no podremos cantar “cumpleaños feliz” en el día del medioambiente.

Pero tener un cumpleaños no tan feliz, no es del todo malo. A veces es bueno recordar nuestros pendientes, nuestros fracasos y temas no resueltos, para enfrentar de mejor manera nuestro futuro.

Por eso este mal cumpleaños recibió – al menos-  un buen regalo, pues el Papa Francisco decretó que desde el pasado 24 de mayo hasta la misma fecha del 2021 vivamos el “año del cuidado de la creación y de la reflexión sobre su Encíclica Laudato Si” como una oportunidad real de abordar profundamente cómo queremos vivir la vida post pandemia, pensar qué cambios debemos implementar como sociedad e identificar qué hábitos debemos eliminar de nuestra rutina, instando “a todas las personas de buena voluntad a unirse, para cuidar de nuestra Casa Común”.

Quien sabe, a veces un mal cumpleaños puede terminar bien. Y si aprovechamos este regalo, el próximo 5 junio podamos celebrar de mejor manera un nuevo día del medioambiente.

*Puedes revisar más información sobre este día en https://www.worldenvironmentday.global/es/sobre-el-dia-mundial-del-medio-ambiente

Comparte