03/10/2022
Home / Actualidad  / Dejas de ser niño cuando pierdes la capacidad de asombrarte de las cosas

Dejas de ser niño cuando pierdes la capacidad de asombrarte de las cosas

«Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos» (Mt 19,13-15). Al ser papá de cinco hijos no puedo dejar

«Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos» (Mt 19,13-15). Al ser papá de cinco hijos no puedo dejar de valorar cómo lo religioso nos ha ayudado junto a mi esposa en la crianza de estos regalos de Dios para nosotros. Cada historia, cada anécdota, cada pregunta vale la pena vivirla. Los niños nos enseñan a diario a mirar la vida y valorar los pequeños detalles y gestos que muchas veces pasan desapercibidos para los adultos.

Cuando dejas de sorprenderte en ese minuto dejas de ser niño. Eso es tan cierto como doloroso. La niñez nos regala la oportunidad de valorar tantos aspectos de la vida y de las personas, sus risas, sus miradas, sus preguntas, sus reflexiones y sus rabietas ponen a prueba nuestra capacidad de asombro y, por qué no decirlo, nuestra paciencia.

Vuelvo a la importancia de lo religioso, pues a veces pensamos (desde la racionalidad adultocéntrica) que la fe de los niños y niñas es básica y sí lo es, quizá esa sea también su mayor riqueza y nuestra más grande responsabilidad pues nuestros niños nos creen, nos admiran y nos siguen. 

A los niños hay que contarles, pero mucho más importante que eso es mostrarles. Esto en el ámbito religioso es muy relevante: un niño rezará si ve a sus padres rezar, un niño creerá si ve que sus padres creen, y así en todo orden de cosas. ¿Cómo un niño va a saber la importancia de lo religioso si no lo ve es su familia? ¿Cómo sabrá por qué el lunes 15 de agosto es un feriado religioso si nadie se lo explica? Como familia tenemos grandes responsabilidades con los niños, no solo velar por su bienestar corporal y su protección, sino también su desarrollo espiritual y moral, es en esto en que estamos descuidando mucho a los niños.

Roberto Ríos, profesor de Religión y Vocero Fundación Voces Católicas.

Comparte