02/12/2020
Home / Actualidad  / Leer Fratelli Tutti: Un imprescindible de cara al aniversario del estallido y al plebiscito

Leer Fratelli Tutti: Un imprescindible de cara al aniversario del estallido y al plebiscito

La reciente ‘Fratelli Tutti’ es una encíclica sorprendente. No solo plantea una lúcida reflexión sobre la fraternidad; en sí misma la carta está ‘fraternalmente escrita’. En efecto, el texto recoge y desarrolla temas planteados en

La reciente ‘Fratelli Tutti’ es una encíclica sorprendente. No solo plantea una lúcida reflexión sobre la fraternidad; en sí misma la carta está ‘fraternalmente escrita’. En efecto, el texto recoge y desarrolla temas planteados en un documento previo, que fue firmado por el Papa Francisco junto a un líder religioso del mundo islámico. Se trata de un significativo gesto de fraternidad interreligiosa. Nos muestra una Iglesia Católica abierta a la sabiduría presente en otras tradiciones y dispuesta a integrar esa sabiduría en su propia reflexión e identidad. 

Por otra parte, Fratelli Tutti establece iluminadores vínculos entre la experiencia global del Covid y el desafío de vivir más fraternalmente como humanidad. En efecto, el documento se encontraba en pleno proceso de redacción cuando irrumpió la pandemia. En el texto dice Francisco que el combate contra el virus “despertó la consciencia de ser una comunidad mundial que navega en una misma barca, donde el mal de uno perjudica a todos” y trajo consigo una conciencia de nuestros propios límites, así como un llamado a “repensar nuestros estilos de vida, nuestras relaciones, la organización de nuestras sociedades y sobre todo el sentido de nuestra existencia”. 

El pontífice no pierde la oportunidad de llevar también la reflexión a un plano estructural, señalando que el Covid “ha evidenciado que no todo se resuelve con la libertad de mercado y que, además de rehabilitar una sana política que no esté sometida al dictado de las finanzas, tenemos que volver a llevar la dignidad humana al centro y que, sobre ese pilar, se construyan las estructuras sociales alternativas que necesitamos”. 

Leer Fratelli Tutti en medio del contexto nacional es también algo sorprende. Impresiona la elocuencia del texto de cara al reciente aniversario del estallido social y encontrándonos frente a un histórico plebiscito. En relación con lo primero -las manifestaciones sociales iniciadas hace un año-, es notable la mirada profunda e integral que ofrece el texto acerca del fenómeno de la violencia, yendo mucho más allá de la necesaria condena que ésta amerita.

En otras cosas, el documento señala que “detrás del rechazo de determinadas formas visibles de violencia, suele esconderse otra violencia más solapada: la de quienes desprecian al diferente, sobre todo cuando sus reclamos perjudican de algún modo los propios intereses”; insiste en que “ignorar la existencia y los derechos de los otros, tarde o temprano provoca alguna forma de violencia, muchas veces inesperada”; y que “la violencia ejercida desde las estructuras y el poder del Estado no está en el mismo nivel de la violencia de grupos particulares”. A través de estas reflexiones, el texto nos ofrece un marco más amplio para interpretar determinados hechos, tales como el reciente incendio intencional de la Iglesia de Carabineros o de la Iglesia de la Asunción. Sin duda, desde esta encíclica el Papa nos invita a condenar estos eventos, pero también a una reflexión profunda sobre sus causas. 

Fratelli Tutti también arroja luz sobre el eventual proceso constitucional que podría iniciarse después del plebiscito. Solo por relevar un ejemplo destacado, uno de los temas actualmente debatidos a nivel constitucional dice relación con cuanta importancia ha de darse al resguardo de la propiedad privada en una eventual nueva constitución. A propósito, Francisco señala en la encíclica que “la tradición cristiana nunca reconoció como absoluto o intocable el derecho a la propiedad privada y subrayó la función social de cualquier forma de propiedad privada”. Nos recuerda que “el principio del uso común de los bienes creados para todos es el primer principio de todo el ordenamiento ético-social” y que “todos los demás derechos sobre los bienes necesarios para la realización integral de las personas, incluidos el de la propiedad privada y cualquier otro, no deben estorbar, antes al contrario, facilitar su realización”. 

Por su abordaje claro y directo de las coyunturas políticas y sociales que experimentamos, por su mirada esperanzadora y por el tan necesario horizonte de fraternidad que plantea, Fratelli Tutti es un texto eclesial imprescindible en medio del momento vital que atravesamos como sociedad chilena y como humanidad.

Por Jorge Blake. Sociólogo y vocero de Voces Católicas

Comparte