08/05/2021
Home / Actualidad  / “Diálogos por Chile: 60 desafíos para una renovada convivencia nacional”, un aporte para el próximo proceso constituyente

“Diálogos por Chile: 60 desafíos para una renovada convivencia nacional”, un aporte para el próximo proceso constituyente

Este jueves se presentó oficialmente el libro que recoge el trabajo de “Nuestra Mesa: Diálogos por Chile”, donde más de 60 personalidades del mundo católico conversaron sobre los grandes desafíos del país para el futuro.

Este jueves se presentó oficialmente el libro que recoge el trabajo de “Nuestra Mesa: Diálogos por Chile”, donde más de 60 personalidades del mundo católico conversaron sobre los grandes desafíos del país para el futuro. En el lanzamiento participaron Alfredo Zamudio, Director del Centro Nansen para la Paz y el Diálogo; Mariana Aylwin, Directora Ejecutiva Corporación Aprender; Roberto Méndez, Académico Escuela de Gobierno UC; y Claudio Alvarado, Director Ejecutivo del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES).

Santiago, 17 de marzo de 2021. Con el objetivo de establecer los principales desafíos que existen en la sociedad chilena, enfocados en la construcción de un Chile más humano y fraterno, la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Fundación Voces Católicas convocaron en julio de 2020 a más de 60 líderes católicos de distintos sectores a participar en la iniciativa “Nuestra mesa: diálogos por Chile”. 

Se constituyeron nueve mesas de trabajo, en las cuales durante tres meses expertos, académicos y personas vinculadas en su quehacer cotidiano con ciertas temáticas, dialogaron sobre: rol del Estado; tejido social y convivencia; vida económica y laboral; Derechos Humanos y paz social; familia; ciudad, pobreza y segregación; salud; educación; y medioambiente. 

El resultado de este trabajo colectivo quedó plasmado en el libro digital “Diálogos por Chile: 60 desafíos para una renovada convivencia nacional”, que se presentó este jueves en una ceremonia digital, que contó con la participación de Alfredo Zamudio, Director del Centro Nansen para la Paz y el Diálogo; Mariana Aylwin, Directora Ejecutiva Corporación Aprender; Roberto Méndez, Académico Escuela de Gobierno UC; y Claudio Alvarado, Director Ejecutivo del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES).   

Durante la ceremonia digital, Zamudio se refirió al proceso constituyente que vivirá el país: “durante este año hemos visto muchísimas capacidades para el diálogo. Mucha gente quiere conversar, tienen también todas las inquietudes, todos los dolores, pero nos hemos dado cuenta que Chile tiene grandes ganas de que esto funcione. Eso es una oportunidad única, es una invitación”.

El académico chileno-noruego explicó que “el diálogo es una de las tres herramientas para transformar pacíficamente un conflicto. El diálogo tiene como objetivo principal tratar de restablecer esas relaciones porque cuando las partes que han estado divididas y se escuchan, y no se apuran a transformar esto en tal vez un acuerdo rápido, pero se dan el tiempo para escuchar los problemas, sucede algo bien interesante: que encuentran las posibilidades”.  En esta línea, recalcó que el diálogo “no se trata de justificar ni perdonar ni aceptar lo inaceptable, sino de tratar de entender cómo tomo decisiones, qué hacemos con todo eso, cómo vamos para adelante, ¿No hacemos nada, regresamos a la crisis o empezamos a co-construir un futuro compartido? Ese es el propósito del diálogo”.

En la presentación también participaron Mariana Aylwin, Directora Ejecutiva Corporación Aprender; Roberto Méndez, Académico Escuela de Gobierno UC; y Claudio Alvarado, Director Ejecutivo del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES). 

Sobre los alcances de esta publicación, María Soledad Herrera, Presidenta de la Fundación Voces Católicas, reconoció que “la dignidad humana, la igualdad, la pobreza, la inclusión, la educación, la mujer, son temáticas urgentes que fueron parte de la enseñanza de Cristo hace dos mil años y nos siguen desafiando hoy. Este lanzamiento es la continuación de la esperanzadora reflexión y diálogo que comenzamos en 2020,  cuyo resultado es este texto que presentamos hoy y que en comunidad podemos seguir enriqueciendo. Les pedimos que lo difundan y compartan para que lleguen a cada chileno, a cada ciudadano, a cada votante y sea un insumo para cada tomador de decisiones. Los acontecimientos nos han remecido y queremos decir muchas cosas, así que la de hoy es una invitación no solo a hablar, sino también a escuchar, específicamente a dialogar”.

Por su parte, Nicolás García, Director del Área de Académicos de la Pastoral UC, contó que «este documento es el resultado de un trabajo colectivo destinado a ser leído, estudiado y discutido entre aquellas personas que deben pensar la futura institucionalidad de nuestro país en el próximo proceso constituyente, pero también para todo aquel que esté interesado en profundizar en los desafíos que nosotros proponemos y que probablemente tengamos por delante. El libro busca reflejar la riqueza del diálogo entre distintos sectores de la sociedad, con los profundos aportes que la Doctrina Social de la Iglesia puede dar para mirar los desafíos contemporáneos a la luz de la fe. Esperamos que este documento anime a muchas personas a recobrar los caminos de diálogo que tanto necesitamos como sociedad para lograr una real cultura del encuentro». 

La presentación del libro está disponible en el siguiente link: http://bit.ly/2P9AtYk, mientras que el libro se puede descargar gratuitamente en www.nuestramesachile.cl 

Los 60 desafíos para una renovada convivencia nacional

1. Fomentar la participación detectando aquellos obstáculos para que ella sea auténtica

2. Revalorizar la participación en instancias formales como son los partidos políticos

3. Reivindicar la subsidiariedad como manera de fomentar una sana cultura cívica y la asociatividad

Transparencia

4. Transparentar las ideas de aquellos que representan los intereses de la sociedad

5. Distinguir los espacios en que la transparencia es necesaria de aquellos en que puede volverse totalizante

6. Buscar formas que permitan un crecimiento que genere una efectiva redistribución

7. Promover el desarrollo integral, que no se restringe tan solo al ámbito de lo económico

8. Aplicar en las relaciones económicas y mercantiles el principio de gratuidad y la fraternidad

9. Establecer el pleno empleo como objetivo prioritario en la política económica garantizando un nivel de ingresos que posibilite alcanzar una vida digna

10. Favorecer un cambio de cultura empresarial que tenga en cuenta todos aquellos factores que constituyen el bien común

11. Abrir mayores espacios de participación dentro de las empresas

12. Avanzar en el equilibrio entre mundo laboral y personal a través de políticas efectivas, como el derecho a la desconexión

13. Establecer incentivos para que se priorice la contratación de personas y la generación de empleo

14. Invertir en formación de capital humano integral

15. Profundizar en educación financiera y compensar las asimetrías de información para aumentar la confianza en el sistema y disminuir los abusos

16. Cuestionar la especulación financiera desde su dimensión ética, tomándola como parte integral de una economía con rostro humano

17. Rescatar el valor de la familia extensa tanto a nivel de políticas públicas como de la cultura

18. Relevar el resguardo de los espacios familiares de descanso y de encuentro con Dios

19. Transmitir con honestidad y caridad la profunda mirada de la familia que tiene nuestra Iglesia, con sus verdades que son fuente de vida en el plano natural y sobrenatural

20. Intencionar formas de corresponsabilidad en el ámbito familiar

21. Cuestionar la naturalización del abandono de los hijos

22. Revisar la forma en que se está educando la masculinidad, en cuanto al sentido de responsabilidad sobre la vida y la sexualidad

23. Recuperar el sentido y el valor del rol paterno

24. Seguir reconociendo espacios de injusticia en la sociedad para proponer nuevos modos de relación y de diálogo entre hombres y mujeres

25. Reconocer la presencia femenina en nuestra Iglesia y discernir nuevos espacios de participación

26. Reivindicar las diferencias entre hombre y mujer, desarrollando una reflexión más acabada sobre la especificidad y el valor de cada sexo

27. Combatir la segregación a partir de políticas integrales que la aborden desde el punto de vista de la vivienda, el transporte y las políticas laboral y educacional

28. Promover el orgullo y sentido de responsabilidad y pertenencia respecto a los lugares donde habitamos, impulsando iniciativas de carácter local

29. Abrir espacios de diálogo enmarcados en una radical empatía hacia el otro

30. Reconectarnos con la naturaleza para reconocer que está bajo nuestro cuidado

31. Promover la solidaridad intra e intergeneracional para superar las inequidades medioambientales

32. Redefinir nuestros estilos de vida familiar como parte del cambio cultural hacia un modelo sostenible

33. Fortalecer la regulación estatal sobre la responsabilidad ambiental de la empresa

34.  Educar a las personas en el propósito de la empresa

35. Potenciar la relación y el diálogo de la empresa con sus stakeholders

Rol público de las universidades

36. Incorporar la sostenibilidad en todas las disciplinas

37. Promover la producción y difusión de conocimiento que oriente las decisiones políticas en relación con las grandes problemáticas sociales, ambientales y económicas del planeta

38. Pensar el sistema de salud desde la misericordia, que acoge desde la vulnerabilidad

39. Ser agentes de cambio frente a las urgencias de nuestro sistema de salud

40. Humanizar el sistema de salud a través de un fuerte trabajo de gestión de personas

41. Visibilizar los problemas de salud mental

42. Atender a los aspectos culturales que están generando mayores problemas de salud mental

43. Promover la cultura del cuidado

44. Mejorar la formación del personal de salud en términos afectivos y en el manejo de emociones

45. Hacer de la formación de ciudadanos felices y fraternos el horizonte de sentido del quehacer educativo

46. Impulsar un desarrollo profundo de habilidades socioemocionales para una mejor convivencia y una mayor corresponsabilidad social

47. Promover una educación con sentido, que promueva espacios de reflexión y encuentro acerca del propósito del sistema escolar, a fin de proporcionar una experiencia educativa que abre al estudiante a las preguntas fundamentales de la vida

48. Inspirar una relación entre familia y escuela que se base en la construcción de una alianza fundada en la confianza, en el diálogo y en el reconocimiento del valor del rol de cada cual, la colaboración y el mutuo conocimiento

49. Incluir herramientas para fortalecer la relación entre profesor y apoderado en la formación inicial y en servicio de los docentes y técnicos profesionales en educación

50. Promover como país la confianza de las familias en la capacidad de aprendizaje de sus hijos en todos los espacios y la conciencia de su propia agencia en el desarrollo cognitivo y socioemocional de sus hijos

51. Atraer, formar y retener docentes efectivos y de calidad, reconociendo el rol fundamental que tienen para el logro de trayectorias educativas positivas para los estudiantes y su impacto en la calidad del sistema educativo

52. Fortalecer y apoyar el desarrollo profesional docente de forma integral y promoviendo la reciprocidad entre crecimiento personal y retribución

53. Potenciar el compromiso docente desde la formación inicial, la formación en servicio y el liderazgo directivo, promoviendo una vivencia de la profesión que equilibre de ser con el hacer, y la pasión y la plenitud con el deber y las exigencias, sin confundir la vocación y el compromiso con un heroísmo mal entendido que desgasta al docente

54. Educar para un uso adecuado de las redes sociales, donde estas no sustituyan el encuentro presencial

55. Ser promotores de actitudes de apertura, diálogo y reflexión en las redes

56. Frente al fenómeno de las fake news, distinguir lo que favorece la comunión y promueve el bien, y lo que, por el contrario, tiende a aislar, dividir y contraponer

57. No divorciar el empeño por la Justicia del empeño por la Paz

58. No descuidar los derechos sociales

59. Garantizar la libertad de creencia, de culto y de búsqueda del bien moral

60. Garantizar la seguridad

Comparte