02/12/2023
Home / Noticias  / INTERNACIONAL  / #NotAlone: El abrazo del mundo por la paz y la fraternidad

#NotAlone: El abrazo del mundo por la paz y la fraternidad

En el primer encuentro internacional en la Plaza de San Pedro inspirado en la encíclica Fratelli tutti del Papa Francisco, más de treinta premios Nobel leyeron una declaración en la que piden un mundo

En el primer encuentro internacional en la Plaza de San Pedro inspirado en la encíclica Fratelli tutti del Papa Francisco, más de treinta premios Nobel leyeron una declaración en la que piden un mundo más justo y fraterno, invitando a todos los hombres de buena voluntad a firmarla. Cardenal Parolin: nos queda camino por recorrer. Oraciones y cariño desde toda la plaza para el Papa Francisco

La fraternidad es un abrazo. El de los jóvenes que, cada uno con una camiseta con la bandera de cada país del mundo, al son de «We are the world», se unieron en el parvis de la basílica vaticana, en el que quizás sea el momento más simbólico del primer encuentro mundial de la fraternidad humana, que se ha celebrado en la tarde del sábado 11 de junio en la plaza de San Pedro. Un evento organizado por la Fundación Fratelli tutti e inspirado en la encíclica 2020 del Papa Francisco y en su compromiso por la paz entre todas las personas de todos los credos y porque ningún hombre está solo. «Not alone», como reza el lema de hoy.

El llamamiento de los premios Nobel por la paz y la justicia

«¡No más guerra! Son la paz, la justicia y la igualdad las que guían el destino de toda la humanidad. ¡No más miedo, violencia sexual y doméstica! No más conflictos armados. No más armas nucleares ni minas antipersonal. No más migraciones forzadas, limpieza étnica, dictaduras, corrupción y esclavitud. Detengamos el uso manipulador de la tecnología y la inteligencia artificial, antepongamos y fecundemos el desarrollo tecnológico con la fraternidad». Así lo gritaron al mundo Nadia Murad, activista por los derechos humanos en Iraq y Premio Nobel de la Paz 2018, y el economista bengalí Muhammed Yunus, promotor del microcrédito y Premio Nobel de la Paz en 2006, en nombre de los más de treinta galardonados que acudieron a Roma para el acto, en una declaración pronunciada en la plaza y firmada por el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin.

Cada hombre es un hermano, cada mujer es una hermana

La invitación dirigida a todos los hombres de buena voluntad es suscribir este llamamiento «para abrazar este sueño y transformarlo en práctica cotidiana, para que llegue a la mente y al corazón de todos los gobernantes y de quienes, a cualquier nivel, tienen una pequeña o gran responsabilidad cívica». Unidos al Papa Francisco, a quien el afecto y los aplausos de la Plaza de San Pedro se dirigieron en varias ocasiones, y cuyo discurso previsto fue leído por el cardenal Mauro Gambetti, vicario del Papa para la Ciudad del Vaticano, los premios Nobel reiteraron que «cada hombre es mi hermano, cada mujer es mi hermana, siempre».

Reencontrar la armonía en el Jardín de la Tierra

«Queremos vivir juntos, como hermanos y hermanas», afirman, «en el Jardín que es la Tierra», porque «es el Jardín de la fraternidad la condición de vida para todos». «La armonía perdida», de hecho, «vuelve a florecer cuando se respeta la dignidad, se enjugan las lágrimas, se remunera justamente el trabajo, se garantiza la educación, se cuida la salud, se aprecia la diversidad, se sana la naturaleza, se honra la justicia y las comunidades abrazan soledades y miedos».

La fraternidad nace de la persona y se extiende al mundo

En este sentido, la fraternidad es ante todo «personal». Es la del corazón, alimentada por la compasión, el compartir, la gratuidad, la sobriedad y la responsabilidad. Plantando entonces una pequeña semilla al día en las relaciones de la vida cotidiana (casa, escuela, trabajo, instituciones), se cultiva entonces una fraternidad «espiritual», que debe desembocar en una «fraternidad social», que reconozca a todos la misma dignidad. «Juntos», escriben los premios Nobel, «queremos construir una fraternidad medioambiental, hacer las paces con la naturaleza reconociendo que ‘todo está relacionado’: el destino del mundo, el cuidado de la creación, la armonía de la naturaleza y los estilos de vida sostenibles». El objetivo es «una transición ecológica justa, una agricultura sostenible que garantice el acceso a los alimentos para todos, promover relaciones armoniosas basadas en el respeto mutuo y el cuidado del bienestar de todos».

Parolin: todos estamos implicados en el camino de la fraternidad

«Todos esperamos que estas palabras desafiantes puedan traducirse en la práctica cotidiana», subrayó en cambio el cardenal Parolin, reiterando cómo todos deben sentirse implicados en este compromiso. «No deleguemos en los demás», dijo, «cada uno de nosotros debe hacer su parte». «Tenemos tantos problemas en el mundo», reiteró, «pero también tenemos una respuesta, un camino principal por el que todos podemos caminar para intentar con buena voluntad y compromiso resolver estas dificultades, y es un camino de fraternidad que la Iglesia siempre ha indicado al mundo y que el Papa Francisco ha retomado de manera muy precisa y decidida en la encíclica Fratelli tutti». «Todo lo que va en la dirección de la fraternidad humana puede ser realmente el camino para construir un mundo nuevo, diferente, de paz y de solidaridad» y «este gesto que hemos hecho va precisamente en esta dirección».

Gambetti: unidos en el origen trascendente que nos une

«Al Papa Francisco le debemos este horizonte que intentamos construir, el de la fraternidad universal», recordó el cardenal Gambetti, que dirigió la oración del Padrenuestro por la pronta recuperación del Pontífice. 

Ocho plazas del mundo relacionadas con San Pedro

En conexión con la Plaza de San Pedro, como testimonio de cómo el mundo entero puede comprometerse en la construcción de la paz, ocho plazas virtuales de todos los continentes se unieron en su saludo a Francisco. Desde Brazzaville, en la República del Congo, donde se manifestó la fraternidad con danzas y canciones sobre la acogida y los puentes que superan los muros, hasta Bangui, en la República Centroafricana, donde los jóvenes bailaron formando una cadena humana. De Lima, en Perú, con el testimonio de los pequeños campesinos, a Buenos Aires, donde los saludos al Papa fueron especialmente sentidos. Y después, Jerusalén, símbolo del diálogo interreligioso, Nagasaki, Addis Abeba y el barco de rescate Mare Ionio, que rescata migrantes en el Mediterráneo, conectado desde el puerto de Trapani, donde está atracado.

Huir del Mediterráneo

Desde el barco de la ONG Mediterranea llegó el testimonio de Ibrahim, senegalés, que a los 16 años decidió abandonar su país a causa de la pobreza, escapando del desierto del Sáhara y de seis meses en los lagers libios, donde mataban a la gente y violaban a las mujeres ante sus ojos. «Nunca había pensado que un hombre pudiera tratar así a otro ser humano», recuerda. Sólo la ayuda de un barco de una ONG logró evitar que se convirtiera en una de las dos mil personas que mueren cada año en el Mediterráneo, el «cementerio sin cruces» recordado por el Papa Francisco.

Grandi, ACNUR: pedimos igualdad en la fraternidad

«La fraternidad se traduce en gestos concretos como el rescate, la acogida, la inclusión», ha recordado el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, una de las muchas organizaciones e instituciones participantes en el encuentro de hoy como, entre otras, Médicos Sin Fronteras y Ayuda a la Iglesia Necesitada. «La acogida a los ucranianos, incluso en Italia», recordó Grandi, «es un ejemplo de fraternidad, pero hoy hay 500.000 sudaneses que huyen de otra guerra de la que nadie habla. Pedimos igualdad en la fraternidad».

Los artistas también participaron

Muchos artistas también actuaron en el escenario de la plaza de San Pedro en el acto conducido por el presentador italiano Carlo Conti. Desde Andrea Bocelli a la mezzosoprano Carly Paoli, pasando por el violonchelista Stjepan Hauser, el bailarín Roberto Bolle o el pequeño coro del Antoniano de Bolonia. Pero también Amii Stewart, Simone Cristicchi, Mr. Rain, Paolo Vallesi, Amara y Al Bano. Juntos y cerca del Papa por un mundo más fratern

Comparte