12/08/2022
Home / Actualidad  / La Tirana: Religiosidad popular y espacio público

La Tirana: Religiosidad popular y espacio público

El Ministro de Salud no midió bien las consecuencias de suspender la fiesta de la Tirana. Se trata de parte del patrimonio cultural inmaterial de la Nación y nadie puede desconocer su importancia religiosa, folklórica,

El Ministro de Salud no midió bien las consecuencias de suspender la fiesta de la Tirana. Se trata de parte del patrimonio cultural inmaterial de la Nación y nadie puede desconocer su importancia religiosa, folklórica, artística y popular para el Norte de Chile. Corresponde a una de las más genuinas expresiones de la espiritualidad del pueblo chileno y dejarla pasar es una pérdida de identidad. No parece justo que al mundo creyente se le pongan tantas limitaciones siendo un baile al aire libre para la Virgen del Carmen, mientras vemos como prosperan otras actividades económicas y recreacionales en espacios cerrados como cines, malls, supermercados y conciertos. Esto refleja una tensión entre religión y espacio público que no es justa. Dejar a un lado la espiritualidad es pasar a llevar algo importantísimo de la idiosincrasia de nuestro pueblo. Me duele esta decisión como chilena y católica, más aún como teóloga, ya que valoro el tremendo significado de la religiosidad popular como lugar teológico y de la manifestación de la fe en el espacio público. Para el mundo no creyente también es un precioso testimonio y una instancia para acercarse a la cultura cristiana. Por eso hoy me vuelve a resonar la pregunta de san Alberto Hurtado: “¿es Chile un país católico?”

María Loreto Cruz Opazo, vocera Fundación Voces Católicas
Magíster Teología Fundamental

Profesora adjunta Teología PUC

Comparte