03/10/2022
Home / Actualidad  / Jorge Blake: “La interculturalidad no es un lujo, es una necesidad, una manera de mirar la convivencia humana”

Jorge Blake: “La interculturalidad no es un lujo, es una necesidad, una manera de mirar la convivencia humana”

La interculturalidad es la interacción entre culturas, o entre factores diferentes como edad, género, país o condición social, donde se aborda principalmente el proceso de comunicación entre diferentes grupos humanos, con diferentes costumbres, sin que

La interculturalidad es la interacción entre culturas, o entre factores diferentes como edad, género, país o condición social, donde se aborda principalmente el proceso de comunicación entre diferentes grupos humanos, con diferentes costumbres, sin que ningún grupo cultural esté por encima del otro, promoviendo la igualdad, integración y convivencia armónica entre ellas.

Si bien la interculturalidad está basada en el respeto a la diversidad, integración y crecimiento por igual de las culturas, no está libre de generar posibles conflictos, tanto por la adaptación o por el mismo proceso de aprender a respetar. 

Jorge Blake, Sociólogo y Vocero de nuestra fundación, profundiza sobre la importancia de este concepto, cómo lo llevamos a la actualidad y cómo el desarrollo y la tecnología influye en el proceso.

¿En qué consiste la interculturalidad en el ámbito religioso? 

La interculturalidad como una manera particular de mirar la diversidad humana, está presente desde el origen del mensaje cristiano. Entonces, por una parte, si bien en el mundo secular se ha popularizado el enfoque intercultural como una cierta mirada de los derechos humanos, como una cierta forma de hacer empresa o como una cierta forma de concebir el aula, se ha popularizado en los últimos años desde el punto vista cristiano, algo que está en este origen porque la mirada de Jesús es una mirada universal, o sea que le habla a todas las culturas. Entonces el mensaje del amor al prójimo, del respeto a la dignidad de las personas, es un mensaje que que nunca ha sido solo para una cultura, ni desde una cultura exclusivamente, sino que es un mensaje que se hace realidad en la diversidad de cada cultura, y ahí, desgraciadamente, a veces también dentro de la misma Iglesia, hemos confundido lo que son ciertos estilos culturales.

¿Por qué es importante la interculturalidad en la actualidad?

Porque es una manera de acercarnos a los conflictos globales que tenemos hoy día como sociedad a nivel mundial. Tiene que ver con la dificultad para aceptar que el otro tiene un modo de vivir, un lenguaje, una concepción del mundo que no es la mía, pero que también tiene una validez y que tiene que tener cabida. Entonces en la raíz de los conflictos que vivimos está la intolerancia a la diversidad que el otro representa desde su cultura y lo que implica la interculturalidad. No es una suerte de sumar tu cultura con la mía, sino que la interculturalidad es encuentro. Desde tu realidad cultural somos capaces de acercarnos, de reconocer al otro en su diferencia y de generar un espacio nuevo donde ambas culturas puedan tender un puente y sentirse validada en acogida y libres de expresarse sin tener necesariamente que negar, anular a la otra. 

¿La interculturalidad es una necesidad para la convivencia? 

Sin una mirada intercultural del mundo no podemos destrabar los desafíos de convivencia que tenemos como humanidad en el siglo 21 de los distintos espacios sociales. Yo pienso por ejemplo, en el mundo de la empresa y de la educación en los países que están enfrentando migración como el nuestro, que estamos recibiendo muchos hermanos migrantes. Si nosotros no caemos en la cuenta de cómo nuestras aulas y cómo los espacios de trabajo están siendo hoy día mucho más diversos desde el punto de vista cultural, corremos el riesgo a veces sin proponérselo y sin una mala intención, de caer en discriminaciones, en exclusiones, en falta de acogida. En el fondo, lo único que hace es alimentar el conflicto social y generar una bomba de tiempo. 

¿Qué debemos realizar para que exista una verdadera unión de culturas? 

La interculturalidad no es un lujo, es una necesidad, una manera de mirar la convivencia humana e impacta desde el aula, pasando por los espacios de trabajo o por el espacio público. Esta es la génesis del mensaje cristiano popular en el mundo secular. Pero en cualquier caso, es algo que tenemos que incorporar en nuestra manera de mirar las relaciones humanas.

¿Reconocer y promover la diversidad  de culturas es clave para avanzar en calidad y desarrollo al país?

Primero tenemos que preguntarnos qué entendemos por desarrollo, porque muchas veces nuestra mirada sobre el desarrollo, ha estado gobernada por una perspectiva economicista, que tiende a igualar desarrollo al crecimiento económico, y en realidad el desarrollo es el despliegue de todo el potencial humano en todas sus capacidades, en todas sus habilidades y todo su anhelo, toda la complejidad humana que pueda en el fondo estar volcada hacia fuera y puesta al servicio de un mejor mundo. Eso es desarrollo. Entonces, si estamos de acuerdo en que eso es desarrollo, en ningún caso tendría que experimentar como una amenaza la verdad, que a veces pasa que procesamos la diversidad cultural o la migración, por ejemplo, como una amenaza, cuando no somos capaces de concebir esa novedad que trae el otro como una oportunidad para enriquecernos y como una oportunidad para aprender. Y claro, obviamente eso supone una humildad cultural que es asumir que mi cultura no es toda la verdad y que también hay verdad en la cultura del otro. 

¿La tecnología digital es un aporte en el desarrollo de la interculturalidad?

Va a depender de la actitud con la que habitamos esa tecnología, si es que la hacemos una herramienta de diálogo o si la hacemos una una suerte de espacio, de controversia que no conduce a ningún entendimiento. En las redes sociales uno utiliza el principio de la responsabilidad de la información, por ejemplo, compartir información con verificación de la fuente o no compartir información que no tengo certeza de su calidad. Principio de responsabilidad en la gestión de la información es muy distinto que si yo no tengo ningún filtro en el tipo de información que reproduzco. Así como la migración puede ser vista como una amenaza o como una fuente de riqueza, yo creo que son muchos factores los que pueden incidir en que los recursos digitales sean una herramienta para el diálogo, para debatir, para desarrollar un pensamiento crítico, para cuestionarnos, conocer posturas distintas o simplemente para reforzar lo que ya creemos desde un sesgo de autoconfianza.

Comparte